The light comes from the dark

trampled_2016_c_roger_ballen_asger_carlsen_RezWT_W1600_H1068_H1068_Q85

A propósito del foto-libro de Roger Ballen, Alter ego y otras razones. Editorial LOM, 2017

 

Sin duda alguna, una de las exposiciones de fotografía contemporánea más relevantes del 2017 fue The place of Ballesque, del fotógrafo norteamericano Roger Ballen (1950), en el Centro Cultural Matucana 100. En ella se expusieron más de treinta fotografías blanco/negro de una amplia gama de trabajos hechos por el artista, donde integraba una parte de su obra audiovisual, cuyo corto Asylum of the Birds articula una pieza notable del arte contemporáneo, que conjuga pintura, fotografía, cine, teatro y escultura, en una vorágine de imágenes en un suburbio de Johannesburgo habitado por seres delirantes. A partir de esta experiencia artística es que la editorial LOM publica Alter ego y otras razones, foto-libro que reúne proyectos fotográficos emblemáticos del autor, como Shadow Chamber, Boarding House, the Theatre of Apparitions,  Asylum of the Birds, entre otros.

Shadow Chamber es una cita a los orígenes de la historia de la fotografía y la representación pictórica, donde el autor nos sumerge en habitaciones de penumbra, desgastadas y manchadas de jeroglifos en una lengua maldita; objetos, animales, personas, siluetas y artefactos extraños son escenificados en una cámara de sombras donde manchas, dibujos y enredaderas colgantes tejen un teatro irracional.  Los universos imaginarios de Ballen expanden los límites de la representación de la realidad y, como sostiene Monserrat Rojas, curadora de la muestra, “las imágenes crean una realidad aumentada por los artificios ficcionales que el artista añade y que permite entrelazar varios tiempos. En esta suerte de trans-realidad, imperan las emociones de un no lugar, es decir, espacios que nos parecen cercanos donde, sin embargo, existe <<algo>> que inquieta la verosimilitud, y que nos sitúa en geografías y territorios temporales o distópicos.”(Ballen & Centro Cultural Matucana 100, 2017, p. 8).

En Boarding House se expande a la naturaleza muerta y el retrato. Mediante un trabajo escultórico de la puesta en escena, los cuerpos se funden con artefactos oníricos creando seres fragmentados, híbridos y de una belleza oscura.  Así como en las colecciones de fotografía mortuoria y médica europea; donde resuenan las imágenes de fetos muertos con malformaciones, bebes ciclópeos, siamesas unidas por la mitad de sus caras, enanos, la genealogía completa de El hombre elefante de David Linch, hermafroditas y un sinfín de patologías de orden embriológico. En Boarding House, Roger Ballen, al igual que los doctores que escenificaban y medían estos cuerpos fragmentados con escuadras, reglas y fórceps metálicos, el «El trabajo de Ballen interviene el estatuto de «la verdad» en la fotografía, transformándola en un híbrido que nos perturba y fascina al mismo tiempo. En sus imágenes conviven objetos en desuso, animales abandonados y sujetos catalogados como “raros”. Estos son, para la mayoría, sinónimo de lo descartable o desechable, característica que Roger Ballen reutiliza como una suerte de excusa para plasmar a través de la imagen los “despojos” de la sociedad de consumo. Él reutiliza lo que el poder y la hegemonía “desechan”. Su imagen, al reivindicar a cada uno de estos excomulgados de la sociedad, se transforma así en una ecología de la memoria».(Ballen & Centro Cultural Matucana 100, 2017, p. 8).

Es en este elogio a la sombra que la luz plástica de Ballen se formula como elemento emancipador frente a toda la penumbra de la cámara oscura de la conciencia. Es desde y a partir de los tonos blancos que hace emerger la potencia de su fotografía; líneas, pieles de animales, dibujos, máscaras y texturas dan forma y muerte-vida a las escenas. Alter ego y otras razones es un tratado sobre la muerte, la metamorfosis y la metáfora de la mente. Por esta razón es que la estética de la oscuridad transgrede los límites de la representación estandarizada de la sociedad mediática, lo que provoca un estallido de imágenes penetrantes, paradójicas y rebeldes. Como el mismo expresa al final de su corto Asylum of the Birds, mientras vemos sombras de pájaros atravesando la luna: “the light comes from  the dark”.

Articulo por Camilo Pardow

Comentarios: Sin respuesta

Únete: Deja tu comentario